jueves, 3 de junio de 2010

88. LOS INTELECTUALES

Letra, música e intérprete: Rodrigo González, Rockdrigo.
Disco: Aventuras en el DeFe.



En un lejano lugar, retacado de nopales,
había unos tipos extraños, llamados intelectuales.
Se la pasaban leyendo para ser sabios y doctos,
pues no querían seguir siendo vulgares tipos autóctonos.

Los veías en los cafés, llenos de libros profundos,
y en eventos culturales olías conceptos rotundos.
Constantemente escribían poemas y cuentos cortos,
y aunque no los comprendían, se quedaban como absortos.

Si veías tal escritura, te sentías medio atontado,
porque con tal estructura te ibas bien apantallado.
No sabías si eran marcianos, mexicanos o europeos,
ángeles, diablos o enanos, cardíacos o prometeos.

Y así estos tipos extraños siempre estaban cavilando,
y hasta cuando iban al baño se la pasaban pensando.
Pensaban cuando comían, en la esquina, en el avión;
pensaban cuando dormían, pensaban en el camión.

Y entre tanto pensamiento, análisis y estructura,
decían conocer la neta y hasta también la locura.
Pero al llegar a su casa se liaban con su mujer:
sintiéndose de otra raza, nunca daban pa’ comer.

Ya que en un lejano lugar, retacado de nopales,
había unos tipos extraños, llamados intelectuales.
En un lejano lugar, retacado de nopales,
había unos tipos extraños, llamados intelectuales.


Todos los que, de una manera u otra, trabajamos en el ámbito intelectual, nos hemos estremecido con esta bofetada de Rodrigo González, el Rockdrigo. Su canción Los intelectuales es absolutamente certera, como una bomba terrible. Siempre he querido saber qué experiencia pudo inspirarla, cómo se le ocurrió, qué desató este mazazo. Y varias veces he tratado de objetarla: que es injusta, que ya tenemos suficiente con la falta de oportunidades, que uno se esfuerza por acrecentar el uso de la inteligencia. Etcétera, etcétera, etcétera. ¿Pero saben qué?, es INAPELABLE. Simple y sencillamente inapelable. No sé por qué, pero siempre la relaciono con la frase del poema de Vinicius de Moraes: “para vivir un gran amor (…) hay que (…) saber ganar dinero con poesía”. Y yo, que aún no sé hacerlo, sigo sangrando con cada estrofa de Rockdrigo. ¿Qué lo llevó a ponerse “del otro lado”, uno que nunca reflexionamos, y que menos criticamos? No podremos saberlo, pero sí podemos apreciar de nuevo un arranque de originalidad, un mito derribado, una nueva máscara que cae. El mensaje es claro: quien sólo se queja, es cómplice, no víctima. No basta con padecer la incultura popular ni encerrarse en la inconexión con la realidad práctica. Rockdrigo lo decía: “ha llegado la hora de modificar las estructuras”. Quizá se hartó de ver cómo se rendían todos, se resignaban, se quedaban en la queja, y por eso creó esta pequeña terapia de shock, este electroshock. O mejor dicho, como buen rupestre, un acustishock. La explicación se perdió con él bajo las ruinas del terremoto de 1985.
La música de Los intelectuales es sólo un rocanrolito clásico en 4/4, y el toque más rupestre, más precario aún, es el sonido gutural que sustituye el inalcanzable trombón o saxofón. Porque la paradoja es que tampoco él daba mucho “pa’ comer”, también él padeció esa precariedad, y quizá la explicación más lógica es que, al final, y al estilo de John Lennon, todo es sólo una impecable, genial y despiadada autoironía.

5 comentarios:

  1. Yo creo que Rockdrigo al hacer su crítica se refiere, implicitamente, a la desconexión de la realidad por parte de los intelectuales o de algunos de ellos. Crítica válida, pues a menudo algunos intelectuales pierden el piso de lo cotidiano y del contexto económico-social al hacer sus reflexiones. Bueno, pero creo está tan explícito esto que no sé si sea alucín mío.

    Y lo de que un intelectual pobre, como era Rockdrigo, no gane para comer, es algo obvio dentro del capitalismo. El intelectual no alineado, como el rockero independiente, por definición está en contra de la lógica de explotación del capitalismo, no encaja en ella, es disfuncional a esta lógica, pues sus productos no son mercancías, sino objetos con "valor de uso", como dijera Marx (otro que tampoco ganaba pa comer)

    Existe una versión del Heavy Nopal a esta rola, creo que buena, con Sergio Mancera en la lira, me parece que por su misma naturaleza musical esta canción se presta a ser interpretada por grupos apegados a un rock más clásico. Está también la versión de Panteón Rococó y la del poco conocido Óscar Fuentes, que me parece también muy buena.

    ResponderEliminar
  2. Que transita mi buen Pingüino, oyendo esta rolita y leyendo tu comentario y de cómo te sientes sobajado, apabullado, jodido, y supongo motivado, “me pregunto, me cuestiono y nomas no llego a nada” después de leer los más de 100 escritos (los 105 mas el prologo exactamente 106, más un buen mas en comentarios), me da la sensación de haber leído un EXCELENTE!! Libro, “el cual leo constantemente y me empapo y me divierte y lo disfruto” y eso se agradece profundamente y se queda uno con la esperanza de que algo bueno vendrá (esto sin incluir tu otro blog, que sería siendo lo mismo a este) la cuestión es la siguiente nunca has realizado algún libro? O varios libros, y si no lo has hecho que te ha impedido hacerlos? Y si los hay cuales son los títulos?.

    Ya que mi querido amigo eres genial y tienes el don de analizar las cosas muy objetivamente y con la mente abierta, en cualquier estilo que tocaras serias estupendo y no te quedarías con esta sensación “Y yo, que aún no sé hacerlo, sigo sangrando con cada estrofa de Rockdrigo”.

    Porque la neta si sabes, pero no quieres?? Ayer vi una película no recuerdo el nombre pero trata de la vida de la escritora de Harry Potter, y como Ella tenía tanta indecisión en terminar su obra y al final la necesidad hizo que realmente se aplicara, terminara y publicara sus libros y con esto le llegara la lana a carretadas, jejeje, quizás a ti no te llegue así pero inténtalo.

    Un abrazo mi buen Pingüino Intelectual, espero no haberte importunado con estos comentarios y meterme en tu vida privada.

    ResponderEliminar
  3. Al contrario, amigo Margarito, imposible molestarse cuando es tan notoria la buena intención. Y además, entre tanto elogio inmerecido... Te lo agardezco mucho, y el contacto con personas como tú, el amigo Ariel, Rodrigo de Oyarzábal o el reconocimiento de los distintos músicos que han pasado por aquí me bastan para no necesitar más.
    Intenté un buen tiempo la creación musical y literaria, pero la vida me llevó al trabajo académico, y finalmente ese ha sido mi reducto más propicio, así que la necesidad de sobrevivencia he logrado salvarla a duras penas, pero la satisfacción personal la equilibra un poco. Uno siempre resiente más bien lo limitado que está uno para darle a los seres queridos, al escoger una vía muy poco redituable económicamente. Si fuera sólo por mí, no habría fijón. Y creo que Rockdrigo golpea esa parte, la de encerrarse en uno mismo, sin recordar a los que están con uno. Es un tema complejo sin duda, y por eso la frase que cito de Vinicius de Moraes habla del acto de amor que significa aportarle a otros, sin que eso signifique venderse o corromperse. Yo no he logrado resolverlo como quisiera, para ser sinceros, y eso es lo que duele. Y sin querer, tú mismo has citado la referencia perfecta, porque la autora de Harry Potter lo es de un best seller, y no de una obra de auténtica calidad literaria. Y cuando uno piensa que grandes artistas como Van Gogh, Henry Miller, Knut Hamsun y tantos otros conocieron sólo la mieseria, pese a su inmensa calidad artística, se da cuenta que las famosas "ganas" o el talento no tienen nada que ver con el éxito, y sobre todo económico. Así es el mundo neoliberal que nos ha tocado, como bien señala el amigo Alfonso. No obstante, de alguna manera yo seguiré luchando.
    Un abrazo, y muchas gracias de nuevo por todo.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la letra refleja la pedanteria a la que muchos intelectuales o diletantes incurrimos. Esa falta de empatía e intolerancia hacía personas que han decidido ser mas practicos ante la vida, aunque quiza tengan que sacrificar su vocación o sus ideales (esa misma intolerancia e incomprensión de la mayoria de la gente hacia el intelectual o artista).La carencia de sentido comun que nos hace olvidarnos de que la realidad tiene principios ineludibles de sobrevivencia, donde constantemente se nos arroja a la incertidumbre y al dilema moral, obligandonos a replantearnos constantemente la validez de nuestras decisiones. Son varias cuestiones complejas de índole incluso existencial a las que la letra hace referencia implicitamente.

    ResponderEliminar
  5. Coincido plenamente contigo, estimado José David, pero igual agregaría que por suerte las cosas han cambiado desde la época del Rockdrigo, y al fin la intelectualidad ha logrado (salvo las excepciones que nunca faltarán del todo, por supuesto) conectarse con el mundo concreto, valorar las expresiones populares, etc. Y la valoración que ahora se le da al rock como arte es buena prueba...
    Muchos saludos, y gracias por aportar.

    ResponderEliminar