viernes, 4 de junio de 2010

96. NOSOTROS SOMOS LOS MARRANOS

Letra y música: Julio Haro.
Intérprete: El Personal.
Disco: No me hallo.



Nosotros somos los marranos,
nos divertimos como enanos.
Nosotros somos los cochinos,
nos divertimos como chinos.

Hay que acabar con esta Tierra,
desde la playa hasta la sierra.
Hay que acabar con el ambiente,
para que vean lo que se siente, ay, ay, ay, ay.

Nosotros somos los marranos,
nos divertimos como hermanos.
Nosotros somos los cochinos,
Nos divertimos como primos.

Hay que acabar con las especies,
con las aves y con los peces.
Que ya no quede nada vivo,
el bosque es nuestro enemigo, ay, ay, ay, ay.

Nosotros somos los marranos,
nos divertimos como enanos.
Nosotros somos los cochinos,
proliferamos como chinos.

Hay que acabar con el reino animal
y con la flora intestinal.
Hay que ponernos Odorono,
para acabar con el ozono, ay, ay, ay, ay.

Nosotros somos los marranos,
nos divertimos como enanos.
Nosotros somos los cochinos,
nos divertimos como chinos.

Hay que llenar el mar de orines,
para acabar con los delfines.
Hay que lavar con detergente,
para que se muera la gente, ay, ay, ay, ay.

Nosotros somos los marranos,
nosotros somos los cochinos,
Nosotros somos los marranos,
nosotros somos los cochinos.

Hay que acabar con esta Tierra,
desde la playa hasta la sierra.
Hay que acabar con el ambiente,
para que vean lo que se siente, ay, ay, ay, ay.


Siempre resulta complicado sopesar el humor cuando se trata de hacer comparaciones como las de este blog. Lo serio y lo cómico parecen incomparables. Lo humorístico siempre parte con una desventaja: la de sonar a intrascendencia. Si uno piensa en otras ramas del arte, resulta claro. Por ejemplo, muy rara vez una comedia gana un Oscar a mejor película. Lo curioso es que muchas grandes obras han sido esencialmente humorísticas, al menos en gran parte. En literatura podemos ejemplificar esto con el Quijote, con el Ulises de Joyce, y ni hablar de obras como el Gargantúa de Rabelais. Y sin embrago, sigue pasando: lo humorístico sigue subvalorado. En esta lista también pasó: varias canciones humorísticas fueron perdiendo lugares, hasta quedar fuera. Pero ni modo, el procedimiento así lo dictaminó, y como ya se explicó, se respeta.
Uno de los casos (sí los hay, a pesar de todo) en que el humor sobrevivió a la competencia, es esta canción de El Personal. Todo un experto en ligar rima tras rima, el desparecido Julio Haro desarrolla esta ironía sobre la inconsciencia ecológica. Asumiendo por un segundo la parte “marrana” que todos tenemos, pero que, asimismo, negamos, las estrofas abren las compuertas de nuestro verdadero comportamiento. ¿De veras nosotros NO somos los marranos? ¿De veras es siempre OTRO el culpable de la agonía del planeta? ¿De veras ese “LOS OTROS” no es realmente un “NOSOTROS”? A través de un reggae muy propio de su estilo, El Personal parece restregarnos la respuesta con una sonrisita en los labios, que significa simple y llanamente “a mí no me engañas, marrano”. Obviamente la ironía es la figura retórica fundamental de la rola. Pero al final los versos arman otra: el retrato, pero satírico, esperpéntico, a la manera de Valle-Inclán, y también de las rolas que son sus parientes cercanas: El contaminador de Naftalina y Cof, cof de Héctor Cruz (Ya nadie respira de MCC muestra la visión seria del tema). Este tono satírico, sumado a las impecables rimas de Haro, el ejemplo máximo de versificación del rock mexicano, le dan a Nosotros somos los marranos un aire muy cercano a la picaresca medieval, renacentista y aun posterior, como El Lazarillo de Tormes, El Periquillo Sarniento de Fernández de Lizardi, Rinconete y cortadillo de Cervantes, etc. Pero si el pícaro tradicional es siempre producto de su medio marginal, y la motivación única de su comportamiento es la necesidad de sobrevivir, en el caso de Nosotros somos los marranos no hay excusa: es la simple y llana inconsciencia, el egoísmo más bruto. Y lo peor de todo: las continuas palizas que el pícaro tradicional experimenta, en el caso de la canción de El Personal se vuelven impunidad absoluta, y que no se detiene nunca. El justo y doloroso sello de nuestro tiempo. De ahí que, por más risa que provoque el ingenio de la rola, hay una amargura muy tenue escondida, que queda en manos del escucha dimensionar.
Como dije, Nosotros somos los marranos es un reggae típico de El Personal. El arreglo es absolutamente distintivo de su estilo, con unos teclados que suenan más a melódica (si no es que de hecho lo es) que a sintetizador, y con una sección de ritmos casi caribeña, rica y jocosa (que no se pierde ni en los temas más “serios”, como No me hallo). La voz de Julio Haro, como siempre, es un juego de graves divertidos, y síncopas saltarinas, que aquí cumplen perfectamente su función humorística.
De esta manera, pese a que su sentido es quizá de los más transparentes de la lista, Nosotros somos los marranos posee agudeza y talento estilístico más que meritorios.

25 comentarios:

  1. Estimado Pingüino: en lo “Personal” creo que esta rola que aunque tiene el mensaje ecológico y que nos retrata como seres humanos cochinos, pienso que hubiera quedado mejor la traviesa “Tapatía” en donde sale a relucir el humor del buen Julio Haro, la comentada “no me hallo” y su rolita “el muso” de su disco “el mugrero” y otra rola muy simpática era la de “cómo hacer una canción de conciencia social”, “darle de comer al conejito” era otra canción que aunque la música era un son jarocho la letra la conjugaban muy bien, verlos en vivo en la Peña Cuicacalli en Guadalajara era picudo, y verlos en el imponente Teatro Degollado era un placer, ya que falleció el Buen Julio Haro, sacaron otro disco y un DVD, realizaron unas presentaciones por Europa, pero ya no fueron lo mismo, de sus discos y algunos casetes que tengo me caen de botana las caricaturas del Gis y Trino, chido por “El Personal” no me canso de escucharlos!!.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la opinión, estimado Margarito. Otras rolas de El personal quedaron muy cerca de entrar en esta lista, pero como siempre digo, con tanto material que comparar, no pudo quedar todo lo que uno hubiera deseado. Espero que el otro blog siga permitiendo la difusión de lo que no alcanzó a quedar aquí...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola estimado Pingüino, hoy en este dia de Muertos acordándome del buen Julio Haro te dejo aquí esta grabación de un programa de Radio en el 105.7 Conexión Acústica, se llamaba “Fuera de Contexto” conducido por Rodrigo Farías, vaya esta grabación y un Saludo Fraterno al Buen Farías. http://www.megaupload.com/?d=IPPPMH72

    Lo que voy a contarles en seguida, ocurrió en el seno de una familia de tantas el 25 de diciembre de 1989 aquí en el Distrito Federal.

    Resulta que en animada platica de sobre mesa después del almuerzo navideño estaban reunidos los integrantes de una familia mas o menos clase mediera los nietos, los papas, los abuelos, los yernos , las nueras, en fin la tribu en pleno, eran casi la una de la tarde, la conversación giraba en torno a las anécdotas de la noche buena, en un casette que daba vueltas sin cesar provenía la música de fondo, tras una pieza de Paul Muriatt, surgía un bolero con los Panchos, luego una cumbia de los Gatos Negros o uno de esos rocanroles que tocaban los Teen Tops.

    La grabadora dejo de oírse unos momentos pero en realidad a nadie pareció importarle, de pronto empezó a tocar una vieja consola Admiral, y de nuevo a nadie pareció importarle, hasta que se dejo oír una voz desconocida para los presentes, no era Mike Laure ni Rigo Tovar ni Chico Che, aunque la música era guapachosona y la letra de la canción tenia referencia de la Sonora Santanera y citas de una vieja rola del Three Souls, el disco siguió dando vueltas, la voz medio arrabalera del susodicho cantante repetía un estribillo que decía “dale de comer al conejito, dale de comer que esta chiquito” los arreglos eran una mezcla de reegue y son jarocho ideal para acompañar dos que tres versos picaros y albureros.

    Y justo cuando se oían esas frases de trasfondo sexual, que todos los reunidos pronuncian sin rubor en su vida diaria, pero que rechazan con enojo cuando surgen de una canción, se hizo un silencio perturbador, seguido de un intercambio de miradas -por cierto nada disimulado-, por primera vez en toda la mañana la música había llamado la atención, por fin el mayor de los yernos y dueño del casette que según el había sido desplazado, opino con autoridad propia de un conocedor en materia musical “pero que feo canta ese tipo”, la platica que en realidad nadie quería soltar, se interrumpió para dar paso a otros comentarios, “que vulgar suena ese grupo”, dijo el abuelo, “y que grosero”, agrego una de las nueras queriendo quedar bien.

    Al terminar la cara “A” el disco en cuestión no volvió a sonar, aunque a decir verdad suscito reacciones que demostraban su vitalidad y su capacidad provocadora.
    La reunión siguió su curso mientras la música volvió a escucharse como ruido de fondo en aquella convivencia navideña.

    La portada del acetato que había sido rechazado yacía en uno de los sillones de la sala, mostrando el titulo del disco que es “No me hallo” y el nombre del grupo que lo grabo “EL PERSONAL” para mas señas, rockeros tapatíos!!.-

    Espero les guste esta picudo!!
    También aquí les dejo
    http://www.megaupload.com/?d=Z0TPEWUT el mítico casette “Que Mugrero”, este casette lo grabo Julio Haro a petición de todos sus adeptos incluido yo que escuchábamos su programa de radio, en Radio Universidad de Guadalajara, creo que se llamaba “el festín de los marranos” o algo asi, y en el esporádicamente pasaba estas rolas que eran de algunos conciertos y el comentaba que no estaban bien grabadas, pero a tanta insistencia termino corriéndolo a la banda sin costo, aquí también les dejo un escrito bien efectivo que me encontré en la Red “La historia de Julio Haro y El Personal por Rubén Martínez”.

    un abrazo escalofriante de dia de muertos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que paso amigo Margarito, los links que tienes ya no funcionan. Vuelvelas a subir para la banda no? Creo que los que apreciamos esta musica de alguna manera formamos una verdadera, autentica hermandad y, ps creo que bien vale la pena compartir. Un saludo desde SLP

      Eliminar
    2. Quiubas mi buen Eli, es un rollo con los Links primero nos tronaro el Megaupload, que a mi gusto era el mejor ahora uso el Rapidshare, aunque siendo gratis si nadie baja el link durante un mes lo borra y como esta página del buen Pingüino no tiene esa temática normalmente nadie entra a descargar y se pierden y no hay lana para pagar una suscripción.

      El lunes te pongo estos discos del Personal, de algunos otros que subí entra a la página como lo hiciste aquí y con gusto los voy subiendo y esto porque todo lo tengo en un disco duro externo y no lo traigo conmigo.

      Un abrazo rocanrolero!!

      Eliminar
    3. Van los Links,mi buen Eli, https://rapidshare.com/files/1494957753/el personal - que mugrero (1990).rar (que mugrero)y https://rapidshare.com/files/2546552826/el personal-fuera de contexto.rar

      Eliminar
  4. Estupendos aportes, amigo Margarito. Y por cierto, todo este blog está dedicado a la memoria de los rockeros mexicanos que cayeron en el cumplimiento del deber artístico: Rockdrigo, Julio Haro, Mario Rivas, José Iglesias, etc.
    Un abrazo mortuorio, y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  5. A mi en lo personal, me gusta mucho esta rola, como atinadamente dicen aqui, refleja a uno,cuando algun dia relacionado al medio ambiente subo videos de esta cancion a mi Facebook, refleja la neta del plante, y apenas me entere del fallecimiento de José Iglesias, como diria el haragan "Soy un mal rocanrolero", aunque José Cruz, tiene esclerosis multiple, espero que dure más tiempo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Igual para ti, estimado César Octavio, y gracias por seguir aportando.

    ResponderEliminar
  7. Excelente musica y excelente personas me toco tratarlos en la buena peña cuicacalli en sus tiempos al julio al boy etc reciban un gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. muy buen grupo, muy buen disco y excelente. Rola mis papas solían escuchar estas rolas y son tan especiales. Y tanta verdad hay en esta contada con tal humor que bueno.
    Geax por recordarmela

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti, estimada babatis. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pingüíno, pues aquí otra vez abusando de tu tiempo, pero no puedo desaprovechar el honor de dialogar contigo sobre varios temas. Bueno, resulta que un tema que ha ocupado mucho mis reflexiones en los últimos meses es la cuestión de los derechos animales, el veganismo y nuestro sistema de consumo actual. Un tema enorme, que tiene que ver con todo: con la economía, nuestras creencias, los sistemas éticos, nuestra filosofía de la vida, etcétera. Veo con simpatía el veganismo, aunque también lo cuestiono, entonces me he "peleado" por igual con carnívoros irredentos y con veganos. Bueno, el punto es que nuestra relación con los animales me parece un tema esencial, un punto de partida para infinidad de reflexiones, y me dio curiosidad qué opinarías tú. Elegí preguntarte en esta rola por dos motivos: el tema ecológico (supuestamente nuestro consumo actual de productos animales es devastador para el medio ambiente, aunque hay quienes dicen que no, o que depende) y por el nombre de la canción, que ejemplifica esa actitud de desprecio a ciertos animales, en este caso a los cerdos, siempre tan vilipendiados, maltratados y elegidos (de manera totalmente injusta creo yo) como símbolo de algunas de las peores miserias humanas. Y bueno, como nota al margen, este disco de El Personal es fabuloso, de mis favoritos.

    ResponderEliminar
  11. Ningún abuso, amigo Daniel (me refiero al de mi tiempo, no al de los animales, je, je), nada me gusta más que dialogar con quienes comparten interés conmigo.
    El tema que planteas es complejo. Primero, postulo que siempre hay que partir por informarse bien para poder opinar de cualquier tema, y de no ser así, decir dignamente "carezco de la información necesaria para opinar", y abstenerse. Segundo, porque he buscado informarme es por lo que me atrevo a opinar de esto. Tercero, respeto a toda persona que tenga una postura ideológica o de fe que no dañe a los demás (ojo, dije que respeto a las personas, no a las posturas mismas, diferencia muy importante, porque hay posturas que no me parecen respetables, por distintos motivos). Por lo mismo, respeto a quien escoja el veganismo para su vida, mientras no joda al prójimo con afanes evangelizadores de su fe, y lo deje a uno, que no la comparte, comer tranquilo su bistec. Cuarto, del veganismo en sí, e insisto, desde la información científica, es decir, basada en evidencias y estudios realmente comprobados, opino que ignora aspectos de la biología esenciales, y no distingue que los organismos se diferencian, y porque responden a estructuras biológicas complejas es por lo que hay especies carnívoras, herbívoras y omnívoras, y el ser humano no sólo es omnívoro, sino que debe a ello buena parte de su desarrollo cerebral, muscular, etc. Argumentar que "no se necesita la carne" es falaz. Estrictamente hablando, el ser humano tampoco necesita los besos, pues la boca está hecha para comer y hablar, y no por ello tenemos que privarnos del placer de besar, ¿no crees? En quinto lugar, pese a ello, el que quiera suplir la carga proteínica que aporta la carne debería hacerlo con una orientación profesional de un nutriólogo o médico, y no como se le ocurra, o puede exponerse a deficiencias alimentarias serias, que podrían significar anemias, muerte prematura de neuronas, defensas bajas, etc. Sexto, soy especialmente amante de los animales, pero sé lo errado que es antropomorfizarlos, y suponer que sabemos algo de ellos por comparación con nuestras reacciones humanas. Quien concluye algo desde ahí, no sabe nada de biología ni zoología.

    ResponderEliminar
  12. (continuación)

    En séptimo lugar, me parece francamente repugnante el que usa a los animales como sustituto de sus carencias afectivas, y se compra un afecto sin reciprocidad, que no le exija, le cree conflicto ni requiera ideas compartidas. La gente así usa más a los animales que un matancero, porque lo hace bajo un discurso de falsa nobleza. En octavo, la lucha debe ser por exigir condiciones bien controladas y supervisadas, leyes firmes contra el maltrato animal y por la tenencia responsable, y que castigue tráfico y demás delitos. Y no atacar los zoológicos, por ejemplo, que es la única opción que tienen la mayoría de los niños para conocer muchas especies, y que, bien administrados y supervisados por el estado, sirven para preservarlas y reproducirlas. En noveno, es erróneo hablar de "derechos de los animales", porque su irracionalidad hace absurda la idea. Habría que hablar mejor de límites del trato humano hacia ellos; es decir, la regulación debe recaer en las personas, que son las susceptibles de derecho. Suena a diferencia semántica, pero créeme que no lo es, porque la diferenciación permite entender mejor dónde debe actuar la ley, y que los delitos se combaten con mejorías legales y estado de derecho, no con actos de fuerza bruta igualmente delictivos, como hacen distintas agrupaciones muy intolerantes y extremistas. Por último, el arte usa a los animales básicamente para reflexionar sobre el ser humano Esto se ve desde las fábulas de Esopo, Samaniego, Fernández de Lizardi, Rosas Moreno o Tito Monterroso, hasta novelas como Flush de la Woolf, etc. Así que el arte no desprecia a los animales, sino que se sirve de ellos para hacer crítica humana (nuevamente es importante la diferenciación). Y a propósito, sobre los cerdos, te recomiendo dos poemas de José Emilio Pacheco: "cerdo ante Dios" y "Preguntas sobre los cerdos e imprecaciones de los mismos". Ahí verás con más claridad esto.
    ¿Ves que el tema es complejo? Y eso que es sólo una opinión muy al vuelo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu respuesta Pingüíno, con la que coincido en gran medida. Tema bastante complejo, sin duda, pero me da la impresión de que poco a poco se habla más del asunto (cuando anteriormente era algo muy extravagante) y eso me parece positivo, con todo y que aun hay mucha irracionalidad. En México esto del consumo de animales --principalmente por el lado alimenticio-- me parece muy relevante, dado el tremendo problema de salud pública asociado a cómo nos alimentamos, porque tan cuestionable me parece dejar por completo la ingestión de productos animales, como el extremo en el que estamos ahora: comer mañana, tarde y noche todos los días toda la vida productos animales, justo lo contrario a lo que recomienda cualquier profesional serio de la nutrición. A eso le añado lo que debe estar detrás para satisfacer ese nivel de consumo: condiciones muy difíciles, a veces infames, para los animales, y más en un país donde a menudo leyes y reglamentos (si acaso los hay) valen menos que papel de baño. Ese es uno de los motivos por los que valoro el veganismo: podrá ser muy cuestionable en sí (y algunos de sus voceros, irresponsables) pero también nos da una sacudida respecto al estado "normal" que damos por sentado y no cuestionamos, algo que no es extraño en una sociedad desinformada y autocomplaciente como la mexicana. Saludos, y de nuevo felicidades por tu trabajo en los blogs, donde siempre encuentro cosas muy disfrutables y enriquecedoras (gracias por las recomendaciones de José Emilio Pacheco, muy interesantes).

    ResponderEliminar
  14. Gracias a ti, amigo Daniel. Igual quisiera agregar un par de cosas: primera, que es cierto lo que dices del daño que provoca el consumo excesivo de carne, pero también que no es mayor al que provoca cualquier alimento consumido en exceso, y eso incluye hasta el agua, así que no hay que satanizar un alimento sobre otro, y en todo caso, lo más dañino seguirán siendo los azúcares y las frituras. Y en segundo lugar, dices que coincides en gran medida conmigo. Me gustaría saber en qué no coincides, ya sea para ampliarte la explicación, o para recibir de ti información distinta que no posea. ¿Te parece? Ah, y por último, e insistiendo en que respeto la elección del veganismo de una persona, mientras no joda a quienes no la compartimos, yo prefiero que esa sacudida de la que hablas provenga de una reflexión ética y de la información basada en evidencias, y no de una posición que a ratos (muchos) tiene más de fanática, facilista y posera que de informada...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Pingüino, pues más bien es una cuestión de matices, de percepciones e interpretaciones ya teñidas de las convicciones, experiencias y rasgos de personalidad propios. Por ejemplo, la evangelización de muchos veganos podrá ser torpe y agresiva (hay un tipo llamado Gary Yourofsky, quien me parece un desquiciado; o comentarlo en una comida con otras personas me parece una gran torpeza y desconsideración, jugar con fuego casi), pero también hay tipos lúcidos y moderados como Peter Singer, Paul McCartney, un doctor llamado Michael Greger que lo primero que enfatiza son los riesgos de lanzarse a lo bruto al vegetarianismo, y realiza una labor de documentación que me parece bastante seria), o gente que conozco personalmete o tantos otros que intentan una aproximación más amable y responsable; claro, dependiendo de la personalidad y convicciones de cada quien, incluso el enfoque de estos últimos puede ser considerado chantajista, irracional. También tiene que ver con cuestiones de tolerancia y curiosidad hacia las ideas de otros (bueno, en mi caso como psicólogo que soy, mínimo debo tener un poco de curiosidad por las ideas de los demás, ¿no? jaja); lo que quiero expresar es que descalificar tan duramente a quienes deseen evangelizar sobre este tema me parece un tanto injusto: por muy tontos e irracionales que sean sus argumentos, el hecho de su preocupación por otros seres me parece un punto a favor que me hace preguntarme, ¿no vale la pena escuchar qué dicen? A lo mejor esa llamada de atención, torpe e intrusiva quizá, se convierte en el primer auto-cuestionamiento sincero para muchas personas que a lo mejor empiezan a indagar cuestiones que nunca les habrían interesado, o inician cambios positivos; y quizá algunas personas podrán ser irritantes, pero parte de esa irritación puede deberse a que otro están haciendo explícita esa intuición de que deberíamos hacer cambios en nuestras vidas, por lo que la irritación a lo mejor va más contra nosotros mismos; un ejemplo: después de catorce años de fumador, sedentario y cada vez más obeso, por fin hice caso a consejos de familiares y amigos --y medios quizá-- (hasta eso, cuidadosos, casi tímidos, pero aun así irritantes para mí ) para empezar a hacer ejercicio (y en consecuencia dejar el cigarro), lo que es uno de los cambios más positivos que he hecho en mi vida. Valoro enormemente la libertad individual, pero cuando esa idea se lleva al extremo "no me jodas, cada quien su vida, no te escucho, no me importan tus intenciones", y de ahí al insulto, me parece que la lógica neo-liberal más egoísta y torcida se está expresando en nuestras relaciones cotidianas. Todo esto no lo digo por ti, sino porque a veces personas "reales" o de Facebook insultan de formas tan vulgares y groseras a los pobres veganos, que ahi voy a defenderlos, recibiendo mi respectiva carretada de burlas e insultos (quién me manda, pues). Finalmente, va la parte emotiva (¿sensiblera?): hay algo valioso, enternecedor tal vez, en el veganismo; en el fondo, debajo de tanta confusión, idealismo ingenuo y tontería que lo tiñe, me parece una expresión de bondad, de sensibilidad humana, algo que últimamente valoro mucho porque en los últimos dos años el envilecimiento y la violencia de este país ya me hizo probar más de una vez el lado más amargo de la vida. Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Y bueno, me acordé de una cita que creo que aplica en este y muchos otros temas, la leí en un libro de Michael Shermer, "Por qué creemos cosas raras". Shermer cita a Spinoza: "Me he esforzado siempre en no ridiculizar, no lamentar, no burlarme de las acciones humanas, sino en comprenderlas".

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente, amigo Daniel, nuestras diferencias son de matices. A mí sí me parece que todo afán evangelizador significa una intromisión. De hecho, siempre he creído que incluso los padres, salvo casos en que exista peligro real, a partir de la mayoría de edad no deberían dar consejos sino a petición, porque si no, sería intromisión, opuesta a la necesidad del desarrollo individual y al aprendizaje de la independencia. Otro tanto con los amigos, a menos que haya un acuerdo previo de opinión (yo lo tengo con los mejores). Imagínate con los extraños. En todo caso, podría no ser tanto con los consejos, pero en el caso del veganismo estamos hablando de una postura personal, algo muy diferente al consejo. Y más cercana a la fe, dado que en general no se fundamenta en lineamientos científicos, sino que se define como postura moral. Es decir, fe. Creo que toda fe está muy bien si se pone al alcance de quien desee buscarla, pero no importunar a quien no la ha buscado, porque no está respetando el hecho de que la otra persona es un adulto, un par, sino que lo trata como menor de edad. En ese sentido, la idea de reclutar a alguien a una fe me parece no sólo violentar la libertad del otro, sino que implica un claro peligro de manipulación. En ese sentido es que creo que la fe está perfecta en el espacio íntimo o en los templos o asociaciones donde acuden los que la buscan, pero no en la propaganda ni mucho menos en la evangelización, que finalmente parte de la idea de la posesión única de la verdad (basta revisar la historia de los misioneros católicos, mormones, protestantes, etc.). Tengo derecho a no recibir lo que no deseo o no me interesa. Lo otro es una especie de spam ideológico-religioso, y sigue sin parecerme.
    Por otro lado, no comparto que haya una especial bondad ni sensibilidad humana en el veganismo. ¿Es menos sensible un omnívoro entonces? La primera afirmación obligadamente define como menos bondadosos y sensibles a los otros. Ya esa división me parece facilista. ¿Y qué pasa con el consumo de vegetales, que están vivos al cosecharlos? ¿Se trata de un reino menor al animal porque no se traslada por sí mismo, ni emite sonidos, etc.? ¿Entonces es más sensible quien no consume animales, pero sí vegetales? Justamente la parte de la supuesta superioridad moral es de las que más me irritan del veganismo. ¿No sería mejor dedicar esas fuerzas en hacer algo contra la hambruna, o en enriquecer la educación, o en hacer la crítica del modelo, etc.? Ese idealismo ingenuo no es tan inofensivo como se plantea, amigo Daniel, porque muchas veces convierte a quien lo tiene en el tonto útil del que sacan beneficios grupos de poder e instituciones de falso servicio social, que obtienen por debajo de la mesa deducibles, viáticos, etc. En ese sentido, coincido plenamente con la postura del grupo "On'tá" (aunque se refiere a la otra falsa nobleza de la caridad) en su rola "La limosna".
    En fin, es cuestión de opiniones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, y ya cambiando de tema, me preguntaba qué estás leyendo actualmente.

    ResponderEliminar
  19. Estoy terminando de leer los "Diálogos" de Platón (ya estoy en el tomo II), por dos motivos: primero, porque desde hace algún tiempo cada año me impongo la lectura de un libro de gran tamaño, de esos que vamos postergando; y segundo, porque a lo largo del bachillerato y la carrera uno va leyendo varios "Diálogos" sueltos ("El banquete" en Lectura, "La República" en Ciencias Políticas, el "Cratilo", que es muy importante en mi carrera, etc.), pero por lo mismo casi nunca los lee todos, y quise reparar esa deficiencia, así que en eso estoy... ¿Y tu?

    ResponderEliminar
  20. Interesante, algún día le entraré a esa lectura también. Estoy leyendo una novela negra con tintes sobrenaturales, "Voces que susurran", de una serie escrita por un irlandés llamado John Connolly. No es la gran literatura, pero son libros muy entretenidos, ya es el noveno libro que me aviento de esa serie. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Estupendo. Yo no soy muy de novela negra, para ser sinceros. Alguna cosa de la colección de Bruguera hace muchos años, pero nada más, y ni siquiera recuerdo títulos... Ahí sí que es cuestión de gustos, ¿cierto?...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar