viernes, 4 de junio de 2010

97. EL GATO

Letra, música e intérprete: Roberto González.
Disco: Aquí.
Aunque para este análisis me basé en la versión con guitarra acústica sola y voz, grabada para
Radio Educación, porque considero que el arreglo del disco Aquí no resultó muy bueno.


El alarido ahogado es como caminar
a las 4 de la madrugada por la ciudad,
donde te encuentras a los que viven en ella.

Agentes borrachos violentos,
ratas que salen a tu encuentro,
tratando de decirte que eres un extranjero.

Los perros te muerden,
te pasan la rabia,
se van satisfechos.
Bajo la luna, sigues derecho.

El alarido ahogado es como caminar
a las 4 de la madrugada por la ciudad,
donde te encuentras a los que viven en ella.

Gatos negros hambrientos,
desperdiciando su talento,
pudriéndose en la basura, inhalando cemento.

Los gatos te dicen
que tú eres como ellos,
que buscas bocado
para pasar el día aislado.


Roberto González nos entrega en El gato una reflexión sobre la marginalidad: ¿qué tan ajena es realmente? ¿Acaso no vivimos todos una misma limitante ante las condiciones imperantes, sociales, económicas, psicológicas? Tanto la crítica como su otro lado, la compasión, se congelan en la boca del cantante-testigo al notar que ese ser marginal, ese gato de callejón maloliente, no es tan diferente; que pese a su evidente desventaja ante todos nuestros privilegios, estos no son sino espejismos que ocultan la misma trampa, la misma condición de estar en manos de los que verdaderamente tienen la sartén por el mango: altos empresarios, banqueros, políticos. La nueva perspectiva que nos ofrece Roberto González otorga a la canción toda su originalidad. Así, El gato muestra la gran capacidad crítica de Roberto González, y aun del movimiento rupestre en general, que evita obviedades ya inofensivas de tan sobadas, y muestra, en cambio, que la conciencia social no está peleada con la calidad artística, siempre y cuando la primera cumpla su papel de mera inspiradora y detonante, y la segunda el suyo, de fin en sí misma, de verdadero sentido y único compromiso del artista. Porque si bien el fondo es relativamente claro, la forma de la canción es cuidadosa, de figuras literarias sólidas, y que, sobre todo, no evidencian, no regalan el tema. De hecho, la primera estrofa guarda el suficiente cuidado en su comparación fundamental, que adquiere un tono enigmático, profundo, que igual implica un ejercicio interpretativo no demasiado fácil. Como igual se trata de una canción en que la crítica social es importante, Roberto González tampoco la hace demasiado oscura, pero eso mismo demuestra que las decisiones estilísticas surgen de un trabajo minucioso y una capacidad notable.
La música de El gato es sólo un rocanrolito clásico de tres acordes, pero justo por eso concuerda tanto con la condición de los personajes que describe la letra, simples sólo en apariencia, pero cargados, muy cargados emocionalmente. Y el resultado es una rola aguda y disfrutable, sin que se resienta esa amalgama, de uno de los grandes precursores del rock mexicano inteligente y poético.

11 comentarios:

  1. Esta muy chido tu blog. Y bueno mi comentario namas es para hacer una aclaración la canción el gato del disco antes del toque de queda de Nina Galindo, es de Rafael Catana. Y la version del gato de R. Gonzalez no la ha grabado Nina, solamente la canta en vivo.
    Atte. Rocker

    ResponderEliminar
  2. Rocker, gracias por la aclaración. Efectivamente, cotejé el disco de Nina y tienes razón. Como conocía la versión en vivo, di por hecho que era la misma rola. Ya está corregido el texto. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. De hecho, el error fue peor, gracias a que el disco de Nina lo conseguí en el ciberespacio, y el título venía equivocado, porque en realidad la canción que grabó se llama "El bato", y no "El gato". Catana la grabó en su disco "La rabia de los locos".

    ResponderEliminar
  4. Aprovecho este medio para preguntar a Pingüino Elemental, si las letras de Oscar Fuentes fueron analizadas, o si, simplemente no entra a la lista por no cubrir los criteros necesarios. Saludos y manifiesto mi admiración por el extraordinario trabajo para la realización de este blog.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, estimado Anónimo. La obra de Óscar la conzoco hace muy poco, y hasta ahora lo que he oído no me parece que tenga mejor calidad que lo que aquí aparece. No obstante, como con todos los músicos de rock mexicano, lo seguiré escuchando atentamente por si descubro (como me ha pasado varias veces) que estoy equivocado.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  6. Buena Rolita, estimado Pingüino a mi si me gusta en su formato del disco “Aquí”
    y esto ha de ser porque fui a una de sus presentaciones de este disco y la verdad
    le echaban ganas!!
    Y creo que se refiere a músicos que tocan de noche y que el les ve el talento y ellos no lo sacan.
    siento que “animas” es su continuación y quedarían de lujo como lo fue “domingo azul/pasando por intruso”.
    He “aquí” http://www.megaupload.com/?d=27DPIFF6
    ánimas pasean por la ciudad,
    han quedado los fantasmas,
    deambulando por aquí por allá,

    cuerpos mutilados, muertos animados,
    seres que vinieron de otro mundo a poblar este lugar
    se siente, se siente a esta ciudad,

    ánimas pasean por la ciudad
    van dejando sus recuerdos
    dando vueltas en el mismo lugar
    Animas ligeras, almas descarnadas
    sombras silenciosas que se posan sobre nuestra ciudad

    en el viento hay un presagio
    por las calles una voz
    uno de los muertos canta
    sale un blues de algún rincón
    mientras más tiempo pasa más te extraño Rockdrigo.

    ánimas rolando en La ciudad
    animas urbanas rupestreando en algún callejón
    rondan las esquinas, parques y avenidas
    llevan al ambiente su presencia el intenso dolor,

    en el viento hay un presagio
    por las calles una voz
    uno de los muertos canta
    sale un blues de algún rincón
    mientras más tiempo pasa más te extraño Rockdrigo.

    Esta rolita también viene en el disco “Los Rupestres a Rockdrigo” el mismo Roberto
    se hace un “cover” se escucha mas rupestre, en la que sale en el disco “Aquí”
    me encanta la armónica siento que eso la hace mas intrínseca.
    Salu2, y suerte siempre!!

    ResponderEliminar
  7. Mil gracias por el aporte, amigo Margarito.
    No comparto que la rola se refiera a los músicos, pero me parece interesante la opinión. Lo que sí, y ahora lamento no haberlo explicado más, es que la primera parte señala el otro lado, el de los "perros", represores, policías y hasta autoridades de todo tipo (si se extiende su sentido). En la segunda parte, se muestra el otro lado: la marginalidad en que terminan sus víctimas, los "gatos". Esta división clara en dos partes la usa Roberto para señalar que no hay salida, y también creo que el sentido es más amplio, no sólo limitado a los músicos nocturnos. Con esto, se nota la influencia (o la coincidencia sensible) del disco "Animals" de Pink Floyd, sobre todo en "Dogs".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Parménides en su su libro "En la ruta de la onda" describe a los "gatos" de la siguiente manera: "Entre los ñeros, los más listos con las mujeres reciben el don de pertenecer a la especie de Los Gatos. []Aquel que llega a Gato es porque se ha transformado en gato. []El Gato no es el chulo, sino el muy acá de la ñeriza, el que domina a las mujeres, el que les truena los dedos. Él no es un perro con las mujeres, es un Gato." Lo que sería una leve semejanza con la forma en la utiliza Roberto G., distante de el significado peyorativo actual de la misma y que Miguel Sacal ilustra de manera fehaciente.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la opinión, amigo M.A,R.X. No obstante, tampoco coincido contigo por varias razones. Primero, igual sí sería peyorativo en el contexto que señalas, porque ser el mandón de las mujeres (el que les "truena los dedos") no implica nada de qué sentirse orgulloso, aunque como ocurre con muchos de los defectos más vergonzosos, el que lo posee piense lo contrario. Segundo, Roberto sí lo usa de manera peyorativa, aunque con una crítica bien fundamentada, no visceral (claramente señala que desperdician su talento, pues se pudren en la basura inhalando cemento). Y tercero y más importante: no hay ninguna referencia a las mujeres, así que el significado del "gato" nada tiene que ver con el que señalas, y en cambio sí aparecen varias referencias a la marginalidad social, y la prueba mayor es justo que los gatos le señalan al final al narrador que él es como ellos (por eso la rola se llama "El gato", en singular, pues finalmente termina en la última estrofa por no referirse a los otros (gatos, perros y ratas, todos en plural), sino al narrador, y por extensión, a uno mismo, a cualquiera, y es lo que señalo en el análisis, el gran aporte original de esta rola. El peso de la última estrofa resuelve todo, como podrás cotejar, y es ahí donde queda claro por qué el título está en singular, cuando toda la rola se había desarrollado en plurales. Este punto, que por el dominio técnico de Roberto queda oculto y se evidencia sólo hasta el final, es importantísimo para el sentido de la rola, y créeme que viniendo de un compositor experto como Roberto, no es para nada accidental ni gratuito. Como señala una de las máximas de la interpretación de la obra de arte: todo lo que aparece (y como ya expliqué por ahí, también lo que no aparece) significa, está (o no está) por algo, por eso estos detalles son tan significativos, y los análisis deben detenerse en ellos con mucha atención.
    Un abrazo, y gracias de nuez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja ja ja Me lleve un regaño de a gratis por no encaminar bien mi comentario, entiendo la idea de la rola y mi comentario fue porque me acordé de Parménides y el uso que él le da a la palabra Gato y cómo puede ésta cambiar de acuerdo al contexto dónde se utilice. Ni pex, a gatear a la Alameda ja ja ja Saludos

      Eliminar
  10. Ja, ja, ningún regaño, amigo M.A.R.X., meros intercambios de ideas, que son más ricos cuando se discrepa, ¿no crees? Así que sólo agradecimiento por tus aportes, que espero continúen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar