viernes, 4 de junio de 2010

99. ESTOY CANSADO

Letra y música: Agustín Aguilar.
Intérprete: Mamá-Z.
Disco: Mamá-Z (conocido como “Disco rojo”).




Estoy cansado de las masas,
de las mesas, de las misas, de las musas
y del sol.

Estoy cansado de las ramas,
de las rimas, de las reumas, de las reumas
del corazón.

Estoy cansado de auscultarme,
recorrerme, graficarme, pa' encontrarme
una razón.

Estoy cansado de los Lamas,
de las limas, de los lemas, de Las Lomas
y Escandón.

Estoy cansado de preguntar
dónde se encuentra la sobriedad,
dónde termina la castidad,
lujuria esquiva, sin respirar.

Estoy cansado de las ratas,
de los retos, de los ratos, de las rutas
del Señor.

Estoy cansado de las dudas,
de los dados, de los dedos, de los dedos
del dolor.

Estoy cansado de preguntar
dónde termina la santidad,
dónde termina la castidad,
lujuria esquiva, sin respirar.

Estoy cansado de mirarme,
de tocarme, de chuparme, pa' encontrarme
el corazón.

Ya no quiero, ya no quiero,
ya no quiero, ya no quiero,
no, no, no.

Estoy cansado de preguntar
dónde se encuentra la sobriedad,
dónde termina la castidad,
lujuria esquiva, sin respirar.


Este juego verbal, al más puro estilo de Mamá-Z, nos recuerda el sentido del humor, el afán de experimentación y la ampliación del lenguaje que tiene el rock mexicano. Los ejemplos de Jaime López, Rockdrigo y demás son innumerables, y muchos de ellos aparecerán en esta lista. Agustín Aguilar es otro gran exponente, y en Estoy cansado nos convida a su juego de palabras en paronomasia, apenas diferentes, que muestran los anchos límites de los campos semánticos si se saben encontrar sus relaciones, sus alcances. Obviamente aquí lo importante es la forma, pero la maestría de Agustín Aguilar oculta, bajo la sonrisa cómplice que provoca, un fondo más profundo de lo que parece: que el verdadero cansancio, sobre todo emocional, que obviamente recuerda la rola I’m so tired de los Beatles, permea todas las variaciones. Son tan diferentes y a la vez tan semejantes las variantes de la vida cotidiana, que hartan, porque como dijera Jim Morrison, todas “tienen lobos”, esconden una trampa postmoderna. Es como si la realidad fastidiosa se deshiciera en estos jirones, donde los significados se desprenden de sus significantes sin que cambie el sentido, dado que se equiparan en su miseria circular (por cierto, este recurso del lenguaje recuerda también el del cierre de la novela Obsesivos días circulares de Gustavo Sáinz), en su pesadez insípida. De esta manera, Agustín Aguilar se coloca por encima de muchos juguetones del lenguaje, malos imitadores de los auténticos, ya mencionados, pues no se limita al juego por el juego, que apantalla, pero carece de sustancia. Al contrario: cada enumeración parónima del juego vanguardista de Estoy cansado siempre aterriza en un concepto, en un sentido muy significativo. Inteligentemente escondido, o mejor dicho, no obvio, pero atinado y agudo, en una muestra de la gran inteligencia de Aguilar.
La melodía de Estoy cansado también es juguetona. Cambia de ritmo sin demasiados motivos, y se vuelve un pretexto para el be bop modernizado, del que Mamá-Z es quizá el último exponente, y que apoya la irreverencia del experimento. Además, introduce una figura casi paródica de Twist and shout de los Beatles al final de los estribillos, en que las voces van incorporándose en una nota larga, aumentando en escala, lo que eleva el grado de humor, al igual que el recurso de grabarla con dos primeras voces (es decir, no en armonía), todo como un juego expresivo muy grato.
Por todo lo dicho, Estoy cansado es una gran lección para los que quieren ser graciosos a toda costa, sin lograr entender que eso sólo tiene mérito si va acompañado de un significado más trascendente. De no ser así, sólo lograrán (y de hecho ya logran) el equivalente musical del humor de pastelazo. En Estoy cansado, como en muchos otros casos, Mamá-Z ejemplifica lo contrario.

7 comentarios:

  1. Con la humildad necesaria, hago una reverencia y digo que es un honor encontrarse en esta lista. Atentamente, AAT/Mamá-Z.

    ResponderEliminar
  2. mama-z se caracterizo siempre por la fina ironía y la inteligencia de sus letras un humor acido quiza parecido al del personal de guadalajara pero desde mi punto de vista mas rockero,sin duda alguna los dos grandes pilares de la banda los hermanos aguilar par de personajazos y para mi la mejor rola de ellos fue morir de amor(parir chayotes) que me parece es de la autoria de gerardo.un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Así es, estimado Simón, es del siempre recordado Gerardo Aguilar. Yo también prefiero a Mamá-Z, pero por su mayor manejo de la elipsis. En eso se nota la formación profesional literaria de Agustín, sin ninguna duda una gran ventaja...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sobre la canción estimado Pingüino es una sorpresa encontrarla entre las 100 mejores canciones, leyendo como la describes si debe de estar, cuantos Años atrás!! de cuando sonaba Mama-z en la radio Espacio 59, era un agasajo escuchar “Morir de Amor” era un hitazo, aun conservo 2 discos de vinil.

    Me gustaban mucho aunque pienso que fueron desperdiciados, porque varias de sus rolas son bien picudas, gracias por recordármelos, ahora vuelvo a escucharlos y me siguen llegando.
    Suerte!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti, amigo Margarito, y qué bueno que se recuerde a Mamá-Z. Estos espacios intentan esa revaloración merecida...
    Por cierto, releyendo los comentarios pareciera que no le contesté al admirado Agustín Aguilar, que honró este espacio con su vista. Pero lo hice en los comentarios de "Pastel Artaud".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Pingüino por hacerme disfrutar de esta gran rola de Mamá-Z, un gran grupo que gracias a este blog pude conocerlo y no me canso de escucharlo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, estimado M.A.R.X., y me alegra saber que he podido ayudar a la difusión de Mamá-Z.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar